Aqui pondré opiniones mias y chistes, para alegrar la visita que hagan al blog…procurando no ofender…y cualquier opinión será mas que bienvenida.

Entradas etiquetadas como ‘pasatiempos’

Dudas existenciales

Me han surgido ciertas DUDAS EXISTENCIALES:

–   Cuando le quitas la piel a una zebra, ¿queda la carne dezebrada? 

– Cuando las elefantas no quieren más hijos, ¿se ligan las trompas?
– Si hay un incendio en el cine, ¿es porque hubo cortos?
– Cuando un jugador se va por la banda, ¿el portero se va por los mariachis?
– Si las brujas te hacen una limpia con huevos, ¿los brujos son más delicados?
– Si el hombre que no trabaja se hace buey… El buey que no trabaja, ¿se hace hombre?
– Si tienes paperas… ¿Tienes pa’manzanas?
– Cuando le dan tacos al pastor… ¿Les dan tortas a las ovejas?
– La carrera de caballos… ¿Es a nivel licenciatura?
– Si quieres tomarte una foto en familia… ¿Vas con Chabelo?
– Cuando una foto está bien expuesta… ¿Corre peligro? – Indonesia… ¿no entiende razones?
– Si los luchadores se la viven en el ring… Los perdedores ¿se la viven en el ron?
– Si un luchador se avienta a las cuerdas… ¿Quién se echa a las loquitas?
– El pez gato, ¿le hace los mandados a todos?
– ¿De qué religión es el Papa-Nicolau?
– Cuando una mujer está encinta… ¿También está en compact?
– Cuando se te acaba el aceite de Oliva… ¿Usas el de Popeye?
– Cuando la India estaba en Revolución… ¿Su esposo vendía en Insurgentes?
– Si el japonés come pescado crudo… ¿El mexicano se la cura con chilaquiles?
– Si a un mesero le piden sushi, ¿los manda a lachi?
– Si el muro de Berlín no hablaba… ¿Por qué cayó?
– Si hay más allá… ¿Hay menos aquí?
– La hueva de pescado, ¿perjudica al país?
– Si una celadora, ¿la otra se la fríe?
– Una poetisa, ¿es una pelea entre poetas?
– La sobrepoblación en Oriente, ¿se debe a tantos palitos chinos?

Anuncios

Sandalias sexuales

Una pareja de recién casados va a pasar la luna de miel a Egipto. Allí, mientras pasean por el mercado, oyen a un vendedor de sandalias que parece escapado de las Mil y una Noches.

Vengan, baisanos, Vengan a mi humilde tiendita, que allí bodrán combrar algo fabuloso!!’ los incita. El joven matrimonio entra y allí el vendedor les muestra un par de sandalias a las que le atribuye un poder mágico. Con ellas, bodrán hacer el amor salvajemente, como gamellos enfurecidos’, les dice.

La mujer se tienta por el comentario del vendedor, pero el hombre, atlético y viril, dice que no las necesita. ‘Bruebatelas, baisano, no te arrebentirás’, insiste el vendedor. Como su mujer estaba cada vez más interesada, el hombre termina por acceder. De repente … apenas se las ha calzado, una mirada feroz se dibuja en su rostro … una ansia incontenible … ¡una furia que su esposa jamás había visto!

Veloz como una fiera en celo, el joven marido agarra al vendedor egipcio por las nalgas, le baja los pantalones y se arroja sobre él para violarlo. !Bara, bara, bara, gabrón!!!’, con lágrimas en los ojos grita desesperado el vendedor: ‘!Te las busiste al revés, hijo de tu buta madre, te las busiste al revés!!!

La cortadora de pepinos

Un hombre trabajaba hacía muchos años en una fábrica de enlatados y un día le confesó a su mujer que estaba poseído por una terrible obsesión, un horrible impulso incontrolable de meter su pene en la en la cortadora de pepinos. Espantada, la esposa le sugirió que consultara con un psicólogo. El marido prometió que lo pensaría, pero continuó repitiéndole y repitiéndole a la esposa el mismo cuento, hasta que ella, aburrida, un día le dijo: – Pues mételo en la cortadora de pepinosy no me jodas más, es tu problema.

Al día siguiente el marido llegó a casa cabizbajo y profundamente abatido. ¿Qué pasó querido? –preguntó la mujer preparándose para lo peor.

¿Te acuerdas de mi compulsión de meter mi pene en la cortadora de pepinos? – pregunta el marido.

¡¡¡Oh no!!! –gritó la mujer- ¡¡¡Dime que no hiciste eso!!

“…pues lo hice” (responde el marido)

Oh Dios mío…¿y qué pasó?

Me despidieron –respondió el marido 

Y….¿la cortadora de pepino….qué te hizo? ¿Te lastimó?

¡¡¡No, que va!!….a ella también la despidieron…


Nube de etiquetas