Aqui pondré opiniones mias y chistes, para alegrar la visita que hagan al blog…procurando no ofender…y cualquier opinión será mas que bienvenida.

Archivo para enero, 2008

Ah que demagogia “legitima”

Para no perder la costumbre, ahí viene otra queja mía contra el PG-Lagarto ya que para  variar, como no puede contener las fracciones del PRD, se dedica a lanzar piedras para ver si pega y seguir ocultando su “idioticincracia” y demagogia para lavarle el coco a las gentes que le siguen creyendo sus mentiras. El motivo de esta entrada, es porque  en un excelente reportaje aparecido el día de ayer en la versión electrónica del diario/periódico “Excélsior” en la columna de Pablo Hiriart, se criticaba las idioteces que anda diciendo este señor y sus seguidores, entre ellos el muy quemado ex regente de la Cd.de México, Camacho Solís.

Todo por la frase (tipo “por qué no te callas” que le dijo el Rey Juan Carlos al “Tal-Hugo” Chávez en Santiago de Chile) utilizada por AMLO, de decir que quienes apoyaron la apertura del campo con el TLC y les tachó de “Tecnócratas deschavetados”….cuando quien firmó esa entrada en vigor del TLC, aparte del Presidente Salinas de Gortari, estaba su hombre de confianza, Camacho Solís, y así, sigue destazando como pollo deshebrado, las incongruencias lanzadas por AMLO. A continuación dejo dicho reportaje. Saludos: Gustavo


Pablo Hiriart

“Deschavetado”

 

Vida nacional

Lo que sea de cada quien, hay que reconocer que López Obrador ha sido claro con el tema del Tratado de Libre Comercio (TLC).

El domingo estuvo en Zimapán, Hidalgo, donde aseguró que quienes firmaron el Tratado de Libre Comercio son “tecnócratas deschavetados”.

Así lo destacó La Jornada y en ese tenor actuaron las agrupaciones campesinas perredistas que declinaron dialogar con el secretario de Agricultura, Alberto Cárdenas Jiménez, para buscar nuevas formas de apoyo a productores agrícolas.

“Tecnócratas deschavetados”, cómo se les fue a ocurrir poner a competir a productores nacionales con extranjeros, dijo López Obrador.

Ahora bien, en política y en la vida la claridad no basta. Tiene que ir acompañada de la congruencia.

Lo anterior viene a cuento porque el decreto de expedición del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 20 de diciembre de 1993, está firmado únicamente por dos personas.

Dos “tecnócratas deschavetados”, según la calificación empleada por López Obrador en Hidalgo.

Uno de ellos, obviamente, fue Carlos Salinas de Gortari, Presidente de la República, y el otro que estampó su rúbrica fue Manuel Camacho Solís, secretario de Relaciones Exteriores.

Así es que López Obrador, quien se dice fiel a sus principios, tiene como principal consejero político a un “tecnócrata deschavetado”, causante de la miseria en el campo, etcétera, etcétera.

¿Qué pasó con la congruencia?

Manuel Camacho es, hoy por hoy, el más serio candidato a ocupar la presidencia del Frente Amplio Progresista (FAP), en sustitución de Jesús Ortega.

¿Van a elegir a un “tecnócrata deschavetado” al frente del FAP?

La verdad es que no les haría daño, salvo a su ya muy desacreditada congruencia.

Al contrario, les haría bien que Camacho ocupara la coordinación general del FAP, porque estuvo en lo correcto al firmar la puesta en vigor del Tratado de Libre Comercio.

El deschavetado, en este caso, es López Obrador.

Si en verdad regresáramos a las tasas de gravamen a las importaciones de maíz que había antes de la entrada en vigor del TLC, el precio se iría a las nubes.

Es que antes de que Camacho y Salinas firmaran la expedición del decreto del TLC, el impuesto a la importación de maíz era superior a 200 por ciento.

Luego se fue desgravando hasta quedar en 12% el año pasado.

Bien, México necesita importar cada año ocho millones de toneladas de maíz amarillo, fundamentalmente para forraje animal.

Según la lógica de López Obrador, habría que importarlo con un gravamen superior a 200%, el que había antes de la puesta en marcha del TLC.

¿No hay que estar deschavetado para promover una movilización nacional que empuje al país a importar maíz más caro?

¿De veras queremos importar maíz con gravamen?

Quien diga que sí, es un auténtico deschavetado.

El secretario de Agricultura, que ha tenido una posición ejemplar al defender un Tratado que firmaron un priista y el asesor en jefe de López Obrador, explicó que las importaciones de maíz son para alimento de ganado y aves.

¿Por qué? Porque antes de la firma del TLC cada mexicano consumía en promedio 34 kilos de carne al año.

Ahora cada mexicano consume una cantidad superior a los 60 kilos de carne al año.

Comemos más carne que antes.

Somos, después del TLC y a pesar de la liberación de gravámenes a la importación de pollo y huevo, el cuarto productor mundial de pollos y huevos.

Somos más competitivos que antes.

También producimos más maíz: 18 millones de toneladas en 1993, contra 24 millones de toneladas en 2007.

Y los precios internacionales de los granos han subido a niveles históricos, porque India y China comienzan a consumir más: comen más, han progresado, pues crecen a tasas de 10% anual.

¿Por qué India y China crecen a ese ritmo y sus habitantes empiezan a comer?

¿Porque cerraron sus economías o porque las abrieron?

¿También están deschavetados?

Sobre los propósitos de este año……

A todos los que me enviaron sus mejores deseos para el 2007…¡¡¡no sirvió de nada!!!

Por favor, para el año 2008 envíenme dinero, vino, cerveza o cheques gasolina. 

Muchas Gracias y…..    ¡¡¡ FELIZ AÑO NUEVO !!!

Feliz Año 2008

Les deseo feliz año nuevo 2007-2008 y les reenvío esto que ví en la versión electrónica del periódico “Excelsior” del día de hoy. Saludos afectuosos: Gustavo
===============================================================================

El naco: una teoría

Armando Román Zozaya
02-Ene-2008

La palabra naco es de uso común entre los mexicanos. Se trata de un término agresivo con el cual suele calificarse a quienes no tienen dinero y/o les falta “clase” y/o no son de piel blanca. Dado lo anterior, sería bueno que naco dejara de ser parte de nuestro léxico. Pero la realidad es que se trata de uno de sus componentes básicos. Por ello, vale la pena reflexionar sobre su significado.

Para mí, lo naco no se refiere a una condición económica/social/racial; sino, en todo caso, de una actitud. Veamos.

Bases de una teoría del naco:

1) Definición: el naco es un individuo que sufre de egoísmo exacerbado. Puede ser moreno, blanco, hombre, mujer, etcétera. Está presente en todo lugar del mundo. Asimismo, hay nacos ricos, pobres y de clase media. De igual forma, el naco existe a nivel doctorado, a nivel analfabeta y entre ambas categorías.

2) El interés del naco: al naco sólo le importa él mismo. Sus deseos se deben cumplir sí o sí: nunca dejará de hacer algo, por consideración a los demás.

3) Acciones típicas del naco: el naco se mete en la fila y/o se pasa el alto a propósito. Pone su estéreo a todo volumen, aun cuando no deja dormir a sus vecinos. Se estaciona en doble fila, aunque eso signifique que alguien no pueda mover su coche. Manosea a las mujeres en el Metro: se le antojó. Fuma en donde está prohibido. Maneja sin respetar los límites de velocidad, etcétera.

En concreto, el naco niega a los demás, los pisotea y minimiza; el otro quien no es él no merece consideración: no es su igual. De hecho, el otro estorba; debe ser eliminado. Evidentemente, se dan casos en los que el naco recurre a la violencia corporal para quitar del camino a quien considera una molestia, pero la eliminación del otro no es necesariamente física; lo que quiero decir es que el naco se comporta como si nadie más existiera.

Todas las acciones mencionadas son características de los nacos. Sin embargo, hay tres que los dibujan a la perfección: a) si a un naco se le señala, por ejemplo, que está prohibido fumar en donde él lo está haciendo, responderá: “¿yyyy?”; b) si usted le dice a un naco que el volumen de la música molesta a los vecinos, él le dirá: “pues que se chinguen” y, c), el naco cree que no es naco.

4) Orígenes del naco: el naco no nace, se hace: desde pequeño asimila que no hay límites a su voluntad. Así, el naco es resultado de una formación personal deficiente: de niño no aprendió a convivir en sociedad y, como adulto, no se ha molestado en hacer algo al respecto.

Ahora bien, cualquiera puede cometer una nacada: todos podemos ser víctimas de nuestro egoísmo. No obstante, de lo que aquí estoy hablando no es de eso, sino de la naquez como una forma de ser. Por ello, el naco es quien, con dolo, cotidiana y, a veces, orgullosamente, niega a los demás: para él eso es lo normal; así vive.

5) Las consecuencias de la naquez: el naco es nocivo para la colectividad: no trata a los otros como sus iguales. Sus acciones constituyen atentados contra la civilidad. Así, “gracias” al naco, la sociedad encara costos y/o sufre riesgos innecesarios.

6) México y los nacos: como en todo lugar, en México hay nacos. Súbase usted a un microbús y lo constatará: choferes que no respetan a nadie y pasajeros manolarga. Si no, entonces vaya usted a la colonia Condesa, DF: el escándalo en las calles prevalece hasta altas horas de la noche. ¿Y quienes ahí viven? Bien, gracias. Circule usted en una de nuestras autopistas: le garantizo que, cada cinco minutos, alguien manejando a una velocidad muy superior a lo que el sentido común dicta ya no digamos la ley se le va a encimar al punto de casi golpear su auto. Etcétera.

Si lográramos convencer a los nacos de que siempre será más adecuado vivir en un marco de civilidad y razón, que en uno de agandalle y egoísmo exacerbado, nuestro país sería mejor. Claro está que eso no resolvería todos nuestros problemas, pero sí sería un buen punto de inicio para cambiar a México, pues hay que admitirlo: ¡qué falta nos hace respetarnos mutuamente! ¿O usted qué piensa, amigo lector? (¡Feliz 2008!).

armando.roman@anahuac.mx

Armando Román Zozaya

Nube de etiquetas